Para construir una buena ofensiva hay que identificar previamente las carencias y los puntos débiles del oponente, para atacarle donde más duele. De esta manera se hace daño de verdad.
En ALTEREGO le entrenamos para que su comunicación golpee más duro y más fuerte que nadie. Y ya se sabe: el que pega primero, pega dos veces.